Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Track No.39 - Enamorado.

Como la distancia que hay entre Plutón y el Sol, Es el amor que experimenta Aquel que celebro tu cumpleaños antes de la Creación.
Amor a la distancia; su voz te llama gimiendo de dolor. Por contarte los sueños que tú le logras inspirar. Amor a la distancia; Él te quiere acariciar. Aún sentado en el trono, Él siente la soledad.
Y con cicatrices en su pecho, Él espera a que le dediques algo de tiempo. Entonces algo inquieta su corazón, Y de la desesperación, gotas de sangre son su sudor.
Por ti di mi último suspiro, ¿no me quieres acompañar?, Dice esto aún rodeado de querubines que cantan a su majestad. Pues Él, desecharía todo esto con tal de oír tu voz; Esa voz que antes que el mundo fuese mundo, Él en su mente imaginó diciendo: Tú eres mi amado, mi deseo es nunca irme de tu lado.
Y latigazos en su espalda, Lo expresan mejor que con palabras; Él es un loco enamorado. Que dejó un Reino lleno de esplendor, por ir en busca de tu amor.
¿Es que aún no entienden?, exclama lleno de frustración. Ya no busques en…

Track No.37 - Arcoíris.

Erase un día lluvioso, y es momento de atravesar un enorme bosque, o eso creo yo. - ¡Quiero ver el arcoíris! - decía todo el tiempo. - Ah... ¿cuándo acabará la lluvia? Solo quiero ver mi sueño realizado, ese arcoíris... - ¿Cuál? - me pregunta el extraño que va junto a mí. Yo me estaba empapando con esta lluvia, y él me ofreció su paraguas.
"¡Estaré agradecida de ti por siempre!", le dije. Pero solo eso. Yo quiero mi arcoíris.
- Ese, el de siete colores, ¿nunca lo has visto? Tiene mis colores favoritos. Alcanzarlo es todo lo que puedo soñar, va más allá de lo que mis palabras puedan explicar... - Oh... sí, creo que lo he visto pero, ¿por qué no me cuentas más? - ¿De verdad? ¡Ah! Verás, el arcoíris...
Y durante el rato que siguió, no hice más que hablar de mí, de mí, de mí, de mí. Eras solo un extraño, y yo te conté todo acerca de mí, de mi arcoíris, de los sueños que deseaba alcanzar. Eras solo un extraño, y aún así... parecía como si, desde un principio, lo hubieras sabido todo. N…

Track No.35 - Poesía.

Desde pequeña he pensado, que no puede haber amor más grande que morir por ese ser tan especial. Y desde pequeña he pensado también, que eso solo en los cuentos de hadas podría pasar.
Y al principio, como de tierras lejanas, un enigma. Hablando un lenguaje desconocido para mí, en un burro venía montado la poesía más bella que se pudo en la historia escribir.
Era Él: Aquel que venía a morir por mí. Sin hermosura aparente, cuentan por ahí. Sin embargo, maravillosamente atractivo... para mí.
...
Y al final, como sacado de un cuento, cierro mis ojos, allí viene Él. Pero no es un cuento, lo puedo claramente ver. Él toma mi mano y después de bailar el vals, me invita a su mesa y reímos, pues el tiempo no existe más.
Y al verlo sonreír junto a mí, siento que el llanto va a estallar, pero es extraño; no puedo llorar. "Las lágrimas aquí no existen", me dice Él con una mirada llena de bondad. "Vamos, recita tus versos, te voy a escuchar por la eternidad."
En un burro y no en blanco corsel venía…

Track No.34 - Extraño.

Proseguiré, porque un día debo volver. Proseguiré, porque mis latidos deben unirse a los de Él. Proseguiré, porque este es mi anhelo: Con sus besos un día despertaré. Proseguiré, porque al final, con los brazos abiertos allí estará Él.
Y entonces, ya no habrá nada que temer. Sentir sus dedos entrelazados con los míos será mi fuente, mi más grande placer.
Y hoy camino, sintiéndome como el más pequeño ser; cayendo incesantemente, y sin entender el porqué, me repito incansablemente: Voy por Él.
Y es que perdí un día lo más preciado que pude tener. Tomando mi cuaderno, y un lápiz... ...planeo no volver.
Y en la banca de siempre, le reservo un lugar, a aquel extraño, del que tanto he oído hablar. Ese extraño cuya voz, un día me pareció tan familiar. Ese extraño, que un día fue lo más preciado.
Y como suele suceder; vuelvo a caer. Nuevamente sin entender el porqué, me repito incansablemente: Voy por Él.
Y es que hoy iniciaré la búsqueda del más bello tesoro que pude obtener. Tomando mi cuaderno, y un lápiz…