Ir al contenido principal

Track No.21 - Pozo.


¿A dónde iré?
¿Podré ocultarme?
No de tí.

Porque he perdido ya el conteo,
de las centenares de veces que dicho:
"De tí buscaré."
Y entonces fallo.

¿Acaso podré ocultarme?
No de tí.
Porque muy sencillo es,
respiro, y allí estás.

¿A dónde iré?
Agotada de la frustración, huyo.
El pozo parece un lugar tranquilo al principio,
pero ahogados gritos quieren salir.

Ahora, ¿a dónde iré?
Porque prisionera de aquellas voces estoy.
Quisé alejarme de tí, porque digna no soy ni de oírte decir mi nombre.
Y entonces, con certeza puedo decir: He vivído la mayor desesperanza; respirar, y nada sentir.

Vacío... suciedad... sencillamente, nada.
Tan sólo, un azar del malvado destino soy.
Para nadie, algo especial.
Respiro, y la vida es sólo un día más.

Lágrimas invisibles corren por mis mejillas.
¡Hasta el llanto me ha robado aquella luz que se convirtió en oscuridad!
Y como un feto asustado por el desconocido porvenir, hundo mi cabeza...
"Si viene el mañana, qué importa ya."

Y entonces, dulces y apacibles palabras estremecen mi corazón, el que creía perdido.
Mi corazón, aquel que yo misma había enterrado, mi propio pozo.
Casi ciega por el resplandor, puedo oír su voz...
"Nada te separará de mi amor."

Sí, me has encontrado...
...mi precioso SOL.



"Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;
Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos."
(Salmo 40:2)





Entradas populares de este blog

Más allá de lo cierto.

Yo amaba a Jesús… pero no más que mis propios sueños. En el momento que este hallazgo se volvió significativo para mí aquellas páginas se volvieron tan húmedas como las lágrimas que corrían por mis mejillas, y sus palabras tan cercanas como un atrapante susurro en mi oído: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?’
Hay un gran abismo entre reconocer que algo es cierto y que esto se vuelva tan significativo y real como un puñal clavado en el pecho. Esto me frustraba realmente, veía a la gente, pareciera como si sus deseos sí estuvieran de acuerdo a lo que quería Jesús, ¿por qué? A ratos Dios se me asemejaba al tío gordo  y mala onda que pateaba el castillo de arena que tanto me había esforzado en construir, en otras ocasiones era como el Santa Claus con falta de comprensión lectora. Le pedía el último juego para la Nintendo, y me traía dos pares de calcetines. Dios era una especie de analfabeto. Aunque por cierto, cuando uno es niño no entiende que el par de calcetines es más necesa…

Pequeña...

Pequeña, un día comprenderás que hay cosas en la vida a las que debes renunciar de buena fe. A eso suelen llamar los adultos madurez.

Creando.

Cierto día pensaba en la presencia de Dios, es presencia que es a veces tan ambigua e impalpable, que preferí pensar mejor en la ausencia de Dios; sonaba más real, más fácil de llevar para mi mente finita y egoísta, por cierto, pues cuestionar la presencia de Dios parece parte de lo normal, ¿y qué hay de Dios? ¿Siente acaso Él mi presencia? Preguntándome ahora esto, escribí:

Cúrame del vacío y de la nostalgia de Ti,
De tu esencia, de tu figura en mí.
Cúrame de la ausencia del Cielo en mi jardín,
De la soledad de estar rodeada de gente, pero sin Ti.
Cúrame de lo efímero,
La eternidad me sabe a muerte, sin Tu risa allí.

Cúrame del vacío, del vacío de Ti.
Porque me faltas, me faltas, me falta,
Que mi ser y el Tuyo, uno sean.
Me faltan Tus ojos incesantes,
Aquellos que recorren todo el día el planeta buscando a alguien a quien conquistar.
Me falta Tu boca creativa, 
Esa que susurra lo que hoy no es, pero será.

Y justo cuando me voy a perder buscando el lugar llamado hogar,
Me percato de que está a todo …