Track No.35 - Poesía.

Desde pequeña he pensado,
que no puede haber amor más grande que morir por ese ser tan especial.
Y desde pequeña he pensado también,
que eso solo en los cuentos de hadas podría pasar.

Y al principio, como de tierras lejanas, un enigma.
Hablando un lenguaje desconocido para mí,
en un burro venía montado
la poesía más bella que se pudo en la historia escribir.

Era Él: Aquel que venía a morir por mí.
Sin hermosura aparente, cuentan por ahí.
Sin embargo, maravillosamente atractivo... para mí.

...

Y al final, como sacado de un cuento, cierro mis ojos, allí viene Él.
Pero no es un cuento, lo puedo claramente ver.
Él toma mi mano y después de bailar el vals,
me invita a su mesa y reímos, pues el tiempo no existe más.

Y al verlo sonreír junto a mí, siento que el llanto va a estallar,
pero es extraño; no puedo llorar.
"Las lágrimas aquí no existen", me dice Él con una mirada llena de bondad.
"Vamos, recita tus versos, te voy a escuchar por la eternidad."

En un burro y no en blanco corsel venía el Rey que por mí se dio.
El príncipe azul nunca existió.
Y como dije, desde pequeña nunca creí,
que sería para alguien tan especial como para morir por mí.
Sueño con el día que me pidas recitar mis versos delante de ti.

Porque Tú eres la poesía más bella que en la historia se pudo escribir.