Ir al contenido principal

Track No.52 - Pajarillo


En mi mente vuelan pensamientos como pajarillos azules sin árbol donde posarse;
Distraídos, algo confundidos, cansados.
Quieren reposar tan solo un momento sus delicadas y pequeñas patitas para volver a emprender el vuelo.
Pues la presión aumenta conforme volamos más alto, ¿verdad?
Y así mis pensamientos van:
Doy un paso en esta alocada aventura, pero las alas pesan un poco más.

¿Dónde está mi árbol? ¿Mi inconmovible raíz?
¿Mi descanso? ¿Mi sombrilla?
¿Mi “despeja malos pensamientos”?
Los afanes, la falta de sueño y mi propio ser me nublan la vista.
Siento… Siento que voy a caer, después de todo, soy demasiado pequeña para estas alas.
El horizonte expira justo frente a mis ojos y la fuerza de gravedad me lleva a sus más recónditas moradas.
Así, mis pensamientos van.
Se van hundiendo en la inmensidad.

Ah… ¿dónde estoy? Siento a alguien respirar.
Sobre algodonosas ramas alguien me ha traído a descansar, ni las nubes saben de tanta esponjosidad.
Hay delicioso fruto para disfrutar.
No puedo evitar exclamar: qué preciosa dicha que Tú seas mi árbol, mis pensamientos solo están llenos de amabilidad.
Incluso las montañas se maravillan de tu inestimable majestuosidad.
El arcoíris se opaca ante tu belleza singular.
Las flores se arrodillan pues sus ojos no pueden soportar la largura y anchura de tu resplandeciente ser.
Los poetas renuncian a poetizar, pues no hay metáfora alguna que lo pueda expresar.
Los diccionarios huyen despavoridos, ¡qué locura definirlo!
Así mis pensamientos van.

“Recuerda mirarme para que tus pensamientos a las alturas puedan llegar”
Y sopló sobre mi rostro aliento; la vida me vuelve a abrazar.
El pajarillo azul emprende el viaje, con una sonrisa mis alas se agitan una vez más.
Pues cuando te miro quiero volver a volar.

Entradas populares de este blog

Más allá de lo cierto.

Yo amaba a Jesús… pero no más que mis propios sueños. En el momento que este hallazgo se volvió significativo para mí aquellas páginas se volvieron tan húmedas como las lágrimas que corrían por mis mejillas, y sus palabras tan cercanas como un atrapante susurro en mi oído: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?’
Hay un gran abismo entre reconocer que algo es cierto y que esto se vuelva tan significativo y real como un puñal clavado en el pecho. Esto me frustraba realmente, veía a la gente, pareciera como si sus deseos sí estuvieran de acuerdo a lo que quería Jesús, ¿por qué? A ratos Dios se me asemejaba al tío gordo  y mala onda que pateaba el castillo de arena que tanto me había esforzado en construir, en otras ocasiones era como el Santa Claus con falta de comprensión lectora. Le pedía el último juego para la Nintendo, y me traía dos pares de calcetines. Dios era una especie de analfabeto. Aunque por cierto, cuando uno es niño no entiende que el par de calcetines es más necesa…

Pequeña...

Pequeña, un día comprenderás que hay cosas en la vida a las que debes renunciar de buena fe. A eso suelen llamar los adultos madurez.

Creando.

Cierto día pensaba en la presencia de Dios, es presencia que es a veces tan ambigua e impalpable, que preferí pensar mejor en la ausencia de Dios; sonaba más real, más fácil de llevar para mi mente finita y egoísta, por cierto, pues cuestionar la presencia de Dios parece parte de lo normal, ¿y qué hay de Dios? ¿Siente acaso Él mi presencia? Preguntándome ahora esto, escribí:

Cúrame del vacío y de la nostalgia de Ti,
De tu esencia, de tu figura en mí.
Cúrame de la ausencia del Cielo en mi jardín,
De la soledad de estar rodeada de gente, pero sin Ti.
Cúrame de lo efímero,
La eternidad me sabe a muerte, sin Tu risa allí.

Cúrame del vacío, del vacío de Ti.
Porque me faltas, me faltas, me falta,
Que mi ser y el Tuyo, uno sean.
Me faltan Tus ojos incesantes,
Aquellos que recorren todo el día el planeta buscando a alguien a quien conquistar.
Me falta Tu boca creativa, 
Esa que susurra lo que hoy no es, pero será.

Y justo cuando me voy a perder buscando el lugar llamado hogar,
Me percato de que está a todo …