Ir al contenido principal

Track No.03 - Viento.


Me encanta el otoño, amo ver como el viento hace bailar las hojas y el paisaje se tiñe de anaranjado. Lamentablemente, este otoño, junto con el invierno no me han sido muy agradables. La mayoría de los días han estado soleados y no me gustan, soy de las que prefieren los días nublados, quedarse en la camita leyendo un buen libro junto a una taza de té caliente. Queda un día para que salgamos finalmente de vacaciones, ¡cuanto las anhelo! Hoy he faltado a clase, puesto que mañana tengo la prueba más díficil (para mi) que es la de Biología, ¡puaj! ¿Cómo se puede ser tan humanista? Sé que Dios esta puliendo mi perseverancia con esta gran prueba, y como ya Él me ha renovado las fuerzas, pues, ¡a ponerle color!

Como dije, amo el otoño, y hoy me he despertado con un hermoso día. Lleno de nubes y hasta con un poco de viento, me preparé el desayuno y comenzé a estudiar, pero... ¡un momento! Está corriendo demasiado viento. Me asomé a la ventana y me encontré con un vecinito de 4 años que también estaba observando la acción del viento, su expresión era de asombro, la mía también. En seguida comenzaron las tejas a hacer un ruido insoportable, mi hámster por supuesto seguía en un sueño profundo y ni cuenta se daba. Luego me preocupé por el ser más miedoso de mi hogar; mi pobre perro. Llegaba a saltar del susto. También me acordé de mi mamá, le asusta mucho el viento, no me ha llamado así que asumo que sabe que a mi este clima me encanta.

¡Ahh! Qué ganas de salir a la calle, ya no corre tanto viento como hace un rato, ha comenzado a llover ligeramente, y entre las nubes ha salido un gran rayo de luz. ¡Sí tan solo tuviera una cámara! Siempre me he negado a creer que estos sucesos provienen de la "nada" o que son alguna especie de choque de átomos, a mi no deja de sorprenderme como Dios quiere llamar nuestra atención.


Ahora voy a darme un baño mientras sigo repasando la materia para la prueba de mañana. Luego de cambiarme ropa voy a salir a tomar algo de aire, tal vez así pueda entender de una vez por todas las etapas de la fecundación.

♫ Another Day in Paradise - Phil Collins.

Entradas populares de este blog

Más allá de lo cierto.

Yo amaba a Jesús… pero no más que mis propios sueños. En el momento que este hallazgo se volvió significativo para mí aquellas páginas se volvieron tan húmedas como las lágrimas que corrían por mis mejillas, y sus palabras tan cercanas como un atrapante susurro en mi oído: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?’
Hay un gran abismo entre reconocer que algo es cierto y que esto se vuelva tan significativo y real como un puñal clavado en el pecho. Esto me frustraba realmente, veía a la gente, pareciera como si sus deseos sí estuvieran de acuerdo a lo que quería Jesús, ¿por qué? A ratos Dios se me asemejaba al tío gordo  y mala onda que pateaba el castillo de arena que tanto me había esforzado en construir, en otras ocasiones era como el Santa Claus con falta de comprensión lectora. Le pedía el último juego para la Nintendo, y me traía dos pares de calcetines. Dios era una especie de analfabeto. Aunque por cierto, cuando uno es niño no entiende que el par de calcetines es más necesa…

Pequeña...

Pequeña, un día comprenderás que hay cosas en la vida a las que debes renunciar de buena fe. A eso suelen llamar los adultos madurez.

Creando.

Cierto día pensaba en la presencia de Dios, es presencia que es a veces tan ambigua e impalpable, que preferí pensar mejor en la ausencia de Dios; sonaba más real, más fácil de llevar para mi mente finita y egoísta, por cierto, pues cuestionar la presencia de Dios parece parte de lo normal, ¿y qué hay de Dios? ¿Siente acaso Él mi presencia? Preguntándome ahora esto, escribí:

Cúrame del vacío y de la nostalgia de Ti,
De tu esencia, de tu figura en mí.
Cúrame de la ausencia del Cielo en mi jardín,
De la soledad de estar rodeada de gente, pero sin Ti.
Cúrame de lo efímero,
La eternidad me sabe a muerte, sin Tu risa allí.

Cúrame del vacío, del vacío de Ti.
Porque me faltas, me faltas, me falta,
Que mi ser y el Tuyo, uno sean.
Me faltan Tus ojos incesantes,
Aquellos que recorren todo el día el planeta buscando a alguien a quien conquistar.
Me falta Tu boca creativa, 
Esa que susurra lo que hoy no es, pero será.

Y justo cuando me voy a perder buscando el lugar llamado hogar,
Me percato de que está a todo …