Ir al contenido principal

Track No.49 - Complot


La alarma falló.
El Transantiago más que oruga, parecía caracol.
En la Plaza de Maipú, Santiago Bueras escaló el Monte Tabor.
Y allí se quedó, esperando a San Pablo para hacer la combinación.
Con Manuel Montt nunca se encontró; plantado lo dejó.

"Una clase menos de Introducción", pensó.
El organismo le pedía a gritos un baño y la Estación Central parecía la única solución.
Todo parecía un complot.
Llamó a todas las personas que podían venir en su salvación, pero parecía un complot.
Así que en el patio de comidas, sin comida, resignada se sentó.

"Ah... todo esto fue un complot planeado por la Economía para ponerme a su disposición."
El libro abrió, pero la Curva de Philips fue su mayor perdición.
Y sus neuronas jamás pudo conectar a ese algo llamado inflación.
Ni hablar de las niñas que en la mesa de al lado hablaban de una tal señora llamada Ecuación.
¡Ay de mí! ¡Cuántos signos de interrogación!
Parecía un complot.

Y algo remece su corazón.
De improviso, el más famoso poeta a su lado toma asiento.
"Es un complot; lo he planificado todo el tiempo. Muevo el mundo para estar a solas contigo tan solo un momento."
Ahora lo entiendo, sucedió de repente.
Inexplicablemente, su voz me inspira un verso, algo como:
"La alarma falló. El Transantiago mas que oruga, parecía caracol..."

Entradas populares de este blog

Más allá de lo cierto.

Yo amaba a Jesús… pero no más que mis propios sueños. En el momento que este hallazgo se volvió significativo para mí aquellas páginas se volvieron tan húmedas como las lágrimas que corrían por mis mejillas, y sus palabras tan cercanas como un atrapante susurro en mi oído: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?’
Hay un gran abismo entre reconocer que algo es cierto y que esto se vuelva tan significativo y real como un puñal clavado en el pecho. Esto me frustraba realmente, veía a la gente, pareciera como si sus deseos sí estuvieran de acuerdo a lo que quería Jesús, ¿por qué? A ratos Dios se me asemejaba al tío gordo  y mala onda que pateaba el castillo de arena que tanto me había esforzado en construir, en otras ocasiones era como el Santa Claus con falta de comprensión lectora. Le pedía el último juego para la Nintendo, y me traía dos pares de calcetines. Dios era una especie de analfabeto. Aunque por cierto, cuando uno es niño no entiende que el par de calcetines es más necesa…

Pequeña...

Pequeña, un día comprenderás que hay cosas en la vida a las que debes renunciar de buena fe. A eso suelen llamar los adultos madurez.

Creando.

Cierto día pensaba en la presencia de Dios, es presencia que es a veces tan ambigua e impalpable, que preferí pensar mejor en la ausencia de Dios; sonaba más real, más fácil de llevar para mi mente finita y egoísta, por cierto, pues cuestionar la presencia de Dios parece parte de lo normal, ¿y qué hay de Dios? ¿Siente acaso Él mi presencia? Preguntándome ahora esto, escribí:

Cúrame del vacío y de la nostalgia de Ti,
De tu esencia, de tu figura en mí.
Cúrame de la ausencia del Cielo en mi jardín,
De la soledad de estar rodeada de gente, pero sin Ti.
Cúrame de lo efímero,
La eternidad me sabe a muerte, sin Tu risa allí.

Cúrame del vacío, del vacío de Ti.
Porque me faltas, me faltas, me falta,
Que mi ser y el Tuyo, uno sean.
Me faltan Tus ojos incesantes,
Aquellos que recorren todo el día el planeta buscando a alguien a quien conquistar.
Me falta Tu boca creativa, 
Esa que susurra lo que hoy no es, pero será.

Y justo cuando me voy a perder buscando el lugar llamado hogar,
Me percato de que está a todo …